La etiqueta energética

Si recientemente hemos comprado un electrodoméstico nos habremos fijado que todos ellos exhiben la etiqueta energética. Esta etiqueta nos informa de los valores de consumo y energía del aparato, así como las prestaciones del mismo. Así y de una forma rápida podemos saber la eficiencia energética del electrodoméstico que vamos a comprar.

La encontramos exhibida sobre los electrodomésticos que están a la venta, para que los consumidores sepan las características del electrodoméstico que pretenden comprar. Desde Junio de 2010 se emplea una nueva etiqueta energética que es la misma en todos los países miembros de la Unión Europea. Son fácilmente comprensibles porque se emplean pictogramas que informan sobre las características y rendimiento del aparato.

La clasificación energética se ha basado en la asignación de una letra y un color, que va del verde oscuro y letra A (máxima eficiencia) al rojo y letra G (mínima eficiencia). El nuevo diseño de la etiqueta energética, mantuvo las siete clases energéticas y la escala de colores, y añade tres clases adicionales, A+, A++ y A+++.

No obstante podemos aún encontrar en el mercado dos etiquetas energéticas diferentes. La que se usaba anteriormente a 2010 que aún la podemos visualizar y es de uso legal por tiempo indefinido. El nuevo etiquetado energético es obligatorio para todos los electrodomésticos que salen a la venta desde diciembre de 2011

Imagen

Anuncios

Electrodomésticos respetuosos Medio Ambiente

Cuando compramos electrodomésticos tenemos que ser consciente del impacto medioambiental que este causa a lo largo de la vida útil. Su mayor impacto en el medioambiente no es ni durante su fabricación, ni distribución, ni al final de la vida útil del mismo. El mayor impacto es causado durante el uso del mismo, debido al consumo de agua  y electricidad.

A lo largo de la vida útil de nuestros electrodomésticos estos van a desprender CO2, estas emisiones son las causantes del efecto invernadero. Estas emisiones son producidas como consecuencia del consumo de energía por lo que es fundamental que los consumidores seamos conscientes de que si cada uno aportamos nuestro granito de arena, comprando electrodomésticos eficientes conseguiremos un desarrollo sostenible del planeta con un pequeño gesto.

El  otro factor influyente como hemos dicho, es el  consumo de agua. Las lavadoras y los lavavajillas eficientes se caracterizan por su considerable ahorro en el consumo de agua. El agua es un bien limitado, de todo el agua del planeta sólo un dos y medio por ciento es agua dulce y apenas un 0,3% es de fácil acceso. En la actualidad consumimos más agua que la que la Tierra es capaz de producir, con lo que ello significaría en un futuro más cercano del que nos pueda parecer.

Es por ello que para alcanzar un principio de sostenibilidad y para que generaciones futuras puedan seguir disfrutando de nuestro planeta tal como lo conocemos hoy en día, pequeños e insignificantes gestos como puede ser sustituir nuestro viejo aparato electrodoméstico por uno de baja eficiencia energética, contribuye a respetar nuestro medioambiente. La suma de muchos pequeños gestos, suma mucho para disfrutar de nuestro Medio Ambiente en el futuro.

Imagen